Hay ilusiones, emociones y detalles que se intentan siempre mantener. La festividad de Santa María Reina es uno de ellos. Se trata, quizá, del día más entrañable del colegio, en el que más de 1.500 ramilletes, traídos por la gran familia de Ayalde, forman un precioso manto de flores para la Virgen de la ermita. Este año, a pesar de las circunstancias, también se ha celebrado.

Con mucha imaginación y creatividad, todo el colegio ha podido trasladarse a la ermita este pasado viernes, 29 de mayo. Desde por la mañana surgían distintas iniciativas para sentirse más cerca de la Virgen. Por ejemplo, en el perfil de Instagram del colegio se publicaba un montaje y se invitaba a la gente a poner sus flores en los comentarios. Las respuestas no tardaron en llegar. Algunos cursos también realizaron una ofrenda virtual dibujando sus propios ramos.

En paralelo, desde las 10:00 se iban sucediendo distintas ofrendas desde la ermita con la tecnología como aliada, al igual que ha ocurrido con las clases. Conexiones en directo para rezar el Santo Rosario, cantar a la Virgen, colmarla de detalles, como un  libro de poesías elaborado por las alumnas de 6º EP o ramos, y ofrecer nuestras intenciones. Mención especial merece la ofrenda floral de Educación Infantil, realizada de manera pública en un directo de Instagram.

 

Pero si hay algo que destaca por encima de todo es la emoción de las alumnas de 2º de Bachillerato que, a modo de despedida, ponen las flores del manto cada año. Una bonita costumbre que no han querido dejar de lado. Así surge su orla, gracias al trabajo de un grupo de alumnas de la Promoción XLII y de la profesora de Arte. Una orla que, sin duda, va para la Virgen.

Sin embargo, las sorpresas no quedan ahí. Antiguas alumnas inundaron las redes con anécdotas y recuerdos.  Algunas, como las de la X Promoción, rescataron fotografías de ese momento y quisieron compartirlas con la gran familia de Ayalde.