El viernes, 11 de enero, todos los niños de Educación Infantil se despertaron con la ilusión de traer un juguete al colegio, lo que hizo que fuera más motivante, si cabe, venir a clase ese día.

Como ya es tradición en Ayalde, el primer viernes después de las vacaciones de Navidad es el día señalado para que cada niño escoja, de entre todos los juguetes que le han traído el Olentzero y los Reyes Magos, aquel que quiera enseñar y compartir con sus compañeros.

Ese día está pensado para que los alumnos interactúen con los demás niños, mostrando, hablando y jugando con sus regalos de Navidad. Por ello, gran parte de la jornada está dedicada al juego libre, de forma que los niños puedan hacer uso de sus juguetes no sólo en los ratos de patio, también dentro de las aulas.

La celebración del “día del juguete” es una bonita costumbre que encanta a los niños y, a su vez, a las profesoras, ya que convierte el Infantil en una enorme juguetería en la que todos pueden disfrutar.