Durante el mes de mayo, las alumnas de 5°y 6°EP han elaborado un mural en el que han colgado una serie de lazos con nudos.

Han sacado la idea de una devoción muy antigua alemana. Aunque poco difundida en la Iglesia universal, la devoción a Nuestra Señora la que Desata los Nudos es practicada desde hace mucho tiempo en la ciudad alemana de Augsburg. A principios del siglo XVIII, el sacerdote responsable de la iglesia St. Peter am Perlach, situada en el centro de aquella ciudad, resolvió encomendar al pintor Johann Schmittdner un cuadro de la Santísima Virgen, en la estaba desatando un lazo con una serie de nudos.

 

Siempre se entendió que el pintor quiso, con ese conjunto de símbolos, representar a la Santísima Virgen tal como Ella es vista por San Irineo de Lyon (+202), o sea, como desatando los problemas de la humanidad.

Desde que fue elegido el Papa Francisco, esta devoción se ha vuelto inmediatamente muy popular y querida por los fieles de todo el mundo, ya que él la promueve allá a donde va. El colegio se ha hecho eco de ésta y ha querido que las alumnas la conozcan a través de esta actividad. Cada día, durante el mes de mayo han ido poniendo lazos con un nudo para que la Virgen los vaya desatando de la forma que más convenga…