El pasado sábado 13 de abril, el txoko Jai Enea, ubicado en una zona céntrica de Madrid, se convirtió en el escenario del II Encuentro Alumni Ayalde.

Desde Bilbao, se desplazaron Ana Zarrabeitia, Itxaro Sorozabal y Blanca Martínez de Bedoya para reunirse con un grupo de antiguas alumnas y poder así revivir momentos pasados.

A las 14:30 horas, la mayoría de las asistentes ya habían llegado. Cerca de treinta alumni, procedentes de diversas promociones, se congregaron en el txoko para disfrutar de una tarde de reencuentros.

El ambiente, impregnado de la esencia bilbaína, se caracterizó por una decoración acogedora y de buen gusto. Un catering de alta calidad deleitó a los presentes con una exquisita selección de pintxos y delicias culinarias, acompañadas de risas y charlas animadas que llenaron el lugar de alegría y cercanía.

Tras el picoteo, las alumni se sentaron para participar en una tertulia, donde cada una tuvo la oportunidad de presentarse y compartir anécdotas y experiencias. A pesar de las diferencias de edad, se destacó el interés genuino de todas por conocer y aprender de las vivencias de sus compañeras.

Un momento interesante fue cuando Itxaro, Ana y Blanca antiguas y actuales profesoras de Ayalde, así como integrantes de la Oficina Alumni informaron a las alumni sobre la situación actual de Ayalde y su proyecto a futuro.

Asimismo, compartieron detalles sobre los proyectos de la Asociación, incluida la colaboración con la Fundación Pía Aguirreche para promover los cuidados paliativos.

Desde la oficina alumni animaron a las asistentes a seguir las publicaciones de los Miércoles Alumni en la cuenta de Instagram de Ayalde, para mantenerse informadas de las novedades y los eventos futuros.

La despedida estuvo marcada por sonrisas y agradecimientos sinceros, evidenciando el fuerte sentimiento de pertenencia que todas las alumni tienen hacia Ayalde. El encuentro no solo sirvió para fortalecer lazos y compartir experiencias, sino también para reafirmar el vínculo que las une como parte de esta comunidad educativa.

Por parte de todas quedó patente las ganas de organizar el año que viene otro nuevo encuentro.