• Español
  • English
  • Euskara

La persona, lo primero.

Contigo hasta la meta.

AA

Durante este curso 2015-2016 dos profesoras de Educación Infantil han realizado el curso de especialistas en “Aprendizaje Cooperativo Avanzado”, por lo que el infantil de Ayalde ya cuenta con dos especialistas en esta materia.

 

El curso ha consistido en cien horas de conexión on-line y dos sesiones presenciales de tres días cada una con los hermanos Johnson & Johnson. David y Roger Johnson son codirectores del Centro de Aprendizaje Cooperativo en la Universidad de Minnesota y han sido premiados en varias ocasiones a nivel nacional.

 

Con ellos han aprendido que hay tres formas de trabajar en el aula: individualista (trabajar por sí mismo para alcanzar los objetivos), competitiva (trabajar uno contra el otro para alcanzar el objetivo) y cooperativa (trabajar juntos para alcanzar objetivos comunes y maximizar su propio aprendizaje y el de los demás). Siendo esta última la más acertada, ya que se crea una interdependencia social positiva.

 

En el trabajo cooperativo se trabaja en grupos pequeños, a menudo heterogéneos. Las formas en las que se pueden agrupar son: grupos de base (grupos a largo plazo con miembros estables a lo largo de un curso), grupos de aprendizaje cooperativo formal (equipo de trabajo que puede durar varias semanas) y grupos de aprendizaje cooperativo informal (los alumnos trabajan juntos durante unos minutos).

 

En todos estos grupos hay un esfuerzo por el éxito de todos los miembros del equipo. Lo que beneficia a uno beneficia a los demás, el éxito colectivo es celebrado. Es decir, se trabajan los cinco elementos básicos del aprendizaje cooperativo: interdependencia positiva (“nadamos juntos o nos hundimos”), la responsabilidad individual (“una cadena es tan fuerte como lo es el más débil de sus eslabones”), interacción cara a cara (“rodilla con rodilla y ojo con ojo”), habilidades interpersonales (el docente debe enseñarles a desarrollar las habilidades necesarias para el trabajo en equipo y motivarlos para que las ejerciten) y procesamiento (mientras los alumnos trabajan en grupos cooperativos, los profesores monitorizan su trabajo e interacciones y ayudan a los grupos en sus estrategias).

 

En Educación Infantil esta base teórica se ha puesto en marcha con los niños de cinco años. Una de las actividades que se han realizado con los grupos de aprendizaje cooperativo formal es la creación de una canción. Para ello han utilizado la estructura simple de aprendizaje cooperativo “el folio giratorio”, que consiste en realizar una aportación por turnos de forma escrita, entre los miembros del equipo, y trabajar juntos ayudándose y animándose para alcanzar los objetivos.

 

Para conseguir esto, las profesoras han tenido que enseñarles determinadas habilidades sociales (cómo se escucha, expresiones que se deben utilizar, posturas y gestos adecuados…) asignar roles y dar feedback específico a cada rol. De esta manera se logra que haya una interdependencia positiva y una participación equilibrada.

 

A través de esta forma de trabajo las profesoras han observado que tanto los objetivos académicos como los sociales son superados con creces debido a que los niños comparten sus ideas, ayudan a los demás y disfrutan de las actividades del aula.